1-numv_Mc_y1cmyfZFWmbjSA.png

La homeopatía puede ayudar a tantas condiciones que es imposible enumerarlas todas. Desde dolencias agudas hasta enfermedades crónicas y traumas emocionales, la homeopatía puede ayudar al individuo a sanar.


Algunos ejemplos de afecciones que ayuda la homeopatía incluyen:

 

  • Estrés, ansiedad, dolor y depresión.

  • Dolores de cabeza y migrañas

  • Problemas de atención, concentración y memoria

  • Alergias, asma y problemas de los senos nasales.

  • Desequilibrios hormonales

  • Problemas de estómago y digestivos

  • Dolencias de la piel

  • Trastornos del sueño y fatiga

  • Adicción y trastornos compulsivos

  • Resfriados y gripes


Además de resolver problemas de salud específicos, muchos clientes encuentran mejoras en la salud general, como aumento de energía, reducción del estrés, mejor concentración y bienestar.

Es importante recordar que un homeópata no diagnostica enfermedades específicas, pero trabaja con los síntomas para identificar el remedio que mejor se adapta a usted, un individuo con un conjunto único de síntomas característicos.

Los remedios homeopáticos fortalecen su estado general de salud, trabajando en armonía con su sistema inmunológico para curarse a sí mismo.